Actualidad

Laboral Cinemateca

La relación entre ciencia y humanidad centra el ciclo “Los monstruos de la máquina” de Laboral Cineteca, coordinado por Roberto Cueto

  • El profesor y miembro del comité de selección del Festival Internacional de Cine de San Sebastián mantendrá un encuentro con el público el viernes 23 de junio en el Paraninfo de la Laboral
  • Cueto selecciona una serie de seis películas que completan la exposición homónima de LABoral Centro de Arte

 

01/06/2017.- Love & engineering de Tonislav Hristov abre este viernes 2 de junio, a las 20:00 horas, el ciclo “Los monstruos de la máquina. Frankenstein en el siglo XXI" que coordina Roberto Cueto, programador invitado de Laboral Cineteca  en el segundo trimestre de 2017. Cueto, profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III y miembro del comité de selección del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, ha elegido para Laboral Cineteca una serie de seis películas que analizan las siempre conflictivas interacciones entre la inquietud científica y las pasiones humanas y que sirven de complemento a la exposición homónima que puede verse hasta el 31 de agosto en LABoral Centro de Arte y Creación Industrial.

Love & engineering de Hristov, que se proyectará este viernes 2 de junio y el domingo 2 de julio a las 20:00 horas en el Paraninfo de la Laboral, plantea una mirada sorprendente y divertida de la búsqueda del amor. Vanishing waves de Kristina Bouzyte, un sensorial viaje que indaga en los misterios de la psique humana, es ya en un título de culto del género y se proyectará en Laboral Cineteca el 4 y 17 de junio. Suicide Room de Jan Komosa se hundirá de lleno en el abismo del mundo virtual el 10 y 16 de junio mientras que Brand upon the brain! de Guy Maddin planteará una bella fábula sobre la impronta que los monstruos de la infancia dejan en la vida adulta el 25 y 30 de junio.

El ciclo programado se completa el 23 de junio con los clásicos La mosca de David Cronenberg, día en el que Roberto Cueto mantendrá un encuentro con el público, y Viaje alucinante de Richard Fleischer el 2 de julio, que se proyectarán además en 35 mm.

En las películas reunidas en este ciclo los registros son variados: la especulación fantacientífica, la ironía con regusto kitsch o incluso la comedia romántica. Pero todas ellas implican esa mezcla de miedo y fascinación que supone toda búsqueda científica y toda evolución de la experiencia humana: las consecuencias que tendrá en nuestros pensamientos y sentimientos esa necesidad de ir más allá de los límites marcado por la sociedad y la humanidad tal y como la conocemos ahora.

Los protagonistas de La mosca y Brand upon the brain! son víctimas de experimentos científicos que imprimen una marca indeleble en las propias emociones humanas. También extravía su rumbo el científico de Vanishing waves al intentar expandir las fronteras de la conciencia, mientras que Suicide room advierte del peligro de la creación de paraísos artificiales. Viaje alucinante, en cambio, nos muestra a la ciencia como puerta hacia el descubrimiento de nuevas maravillas. Por último, el documental Love & engineering plantea una mirada tan contemporánea como cercana a nuestra experiencia diaria: ¿acaso no es el nerd, el genio socialmente inadaptado enfrentado a sus pequeños problemas cotidianos, el que ha heredado el testigo del mad doctor en la actual cultura millenial?

Para Cueto, en su novela Frankenstein desencadenado (1973) el escritor de ciencia ficción Brian Aldiss reflexionaba sobre una constante de la condición humana: "somos víctimas de esa maldición que cayó sobre el barón Frankenstein en la novela de Mary Shelley: por pretender dominar demasiado, hemos perdido el dominio sobre nosotros mismos (...) ¿No era este acaso el verdadero, tremendo sentido de la manía de Frankenstein? La naturaleza necesitaba ser enmendada, y enmendarla era la misión del hombre. ¿Y esa manía no había sido transmitida como un virus a cada uno de sus semejantes en sucesivas generaciones?". La novela de Mary Shelley Frankenstein, o el moderno Prometeo (1816) nos ha legado una parábola aún vigente en la cultura popular a la hora de analizar las siempre conflictivas interacciones entre la inquietud científica y las pasiones humanas.

Las entradas para las proyecciones, así como para el encuentro con Roberto Cueto (que incluye la proyección de La mosca) tienen un precio general de 4 euros y reducido de 3 para socios del Club Cultura Asturias y Carné Joven y pueden adquirirse en la recepción de Laboral Ciudad de la Cultura en Gijón, en la Recepción del Centro Niemeyer en Avilés, en el Centro de Información Turística del Principado en Oviedo, en entradas Liberbank, en el teléfono 902 106 601 y en la red de cajeros Liberbank.