Actualidad

Laboral Cinemateca

Asturias acoge el rodaje de Aquilo que arde, el tercer largometraje del realizador gallego Oliver Laxe

  • Laxe rueda por primera vez en España tras conseguir el éxito en el Festival de Cannes y de la crítica con sus dos primeras películas, Todos vós sodes capitáns y Mimosas
  • La Film Commission pública del Principado ha colaborado con esta producción que narra la historia de un pirómano que vive en las montañas de Os Ancares (Lugo)

26/07/2018.- Asturias acoge esta semana el rodaje de Aquilo que arde (Todo lo que arde), el tercer largometraje del premiado director gallego Oliver Laxe que, tras varias semanas de grabación en diferentes localizaciones de Lugo y Orense, visita Tapia de Casariego para rodar algunas escenas en el entorno del Eucaliptón. La película, producida por la española Miramemira y la francesa 4 A 4 Productions, ha contado con la colaboración de la Film Commission asturiana, que se ha encargado de facilitar la información necesaria para el desarrollo de este proyecto cinematográfico en el Principado, ofreciendo asesoramiento en la búsqueda de localizaciones y gestionando los permisos de grabación correspondientes.

Todo lo que arde es un retrato extremo del mundo rural español en vías de desaparición, un melodrama de lágrimas contenidas que aúna dos historias, una trágica y otra épica, ambas motivadas por el mismo fuego devastador. Amador es un pirómano que sale de prisión para reunirse con su madre, Benedicta, en una aldea perdida de Os Ancares (Lugo). Su vida transcurre pausadamente al ritmo del campo hasta que, una noche, un incendio arrasa la comarca. Al otro lado de la misma montaña, Lois y Federico se enfrentan a su primera noche de trabajo en una brigada antiincendios.

Este film es el tercer largometraje del cineasta franco-español, que rueda tras conseguir el éxito en el Festival de Cannes y de la crítica con sus dos primeras películas, Todos vós sodes capitáns y Mimosas (Premio Especial del Jurado en el Festival de Sevilla y a mejor película y actor en El Cairo). Para lograr naturalidad, intimidad y verdad en esta historia que muestra directa y verazmente la brutal lucha contra el fuego que se libra cada verano en España, Laxe ha elegido a dos personas anónimas, actores no profesionales a los que se suma su actor fetiche Shakib Ben Omar (Premio a mejor actor por Mimosas en el Festival de El Cairo) y brigadistas reales que protagonizarán las secuencias del fuego.

Esta es la primera película que el cineasta rueda en España, concretamente el grueso de la historia discurre en una zona que no le resulta desconocida, ya que en Os Ancares estaba la casa de sus abuelos paternos donde Laxe pasaba los veranos.